Terapia Neural

Terapia Neural

Todas las partes de nuestro cuerpo y nuestro ser están relacionadas entre sí, debido a que mente, órganos y tejidos están conectados a una misma red nerviosa. El sistema nervioso vegetativo regula las funciones de órganos y tejidos, integrándolos en ese todo y manteniéndolo en su máximo equilibrio posible.
Cualquier irritación (cicatrices, infecciones, intervenciones quirúrgicas, estrés emocional, etc.) que altere una parte de este sistema, afectará su totalidad, y aparecerán síntomas diversos en cualquier zona del cuerpo.
La Terapia Neural busca:

  • Neutralizar estas irritaciones que, afectando el tono neurovegetativo, desencadenan o catalizan la enfermedad.
  • Eliminar los bloqueos que alteran el intercambio de información y que elaboran estímulos irritativos a la red nerviosa.
  • Reactivar los mecanismos de regulación para que el propio organismo produzca sus propias reacciones autocurativas. Para esto se utilizan dosis muy bajas de un anestésico local, que puede ser procaína o lidocaína.

La terapia neural considera al paciente como un todo y a cada paciente como un ser único, por lo tanto, la terapia se establece para cada uno en particular, considerando no sólo la molestia puntual, sino también su entorno, su estilo de vida, su historia médica y familiar, etc. En este tipo de medicina se tratan personas, no enfermedades o síntomas.